lunes, 23 de marzo de 2009

MEDIANA DE ARAGON Y SU ESTEPA


No solo hay crisis económica, sino también de senderistas valientes, a los que les guste arriesgar como decía mi amigo Carlos. Pero a pesar de todo Chema y Conchi se atrevieron a hacer 2 excursiones en una. Día soleado en el que acabaron morenitos, y un poco hartos de un molesto viento. En primer lugar se dirigieron a La Salada, una especie de lago que cuando está seco parece un mar de sal, y como les pareció poco, prosiguieron a la Ermita de la Magdalena, y una vez allí, al nacimiento del río Ginel. Lugar del cual parece imposible que salga agua de debajo de una piedra, y menos aún un río. Dicen las malas lenguas que las famosas cebollas de Fuentes de Ebro, lugar hacia donde se dirige el Ginel, son tan buenas porque son regadas con aguas de este río, pero bueno, son rumores.