miércoles, 13 de octubre de 2010

INSISTIMOS POR MARÍA: CABEZO SILLÓN (19-9-10)




Eran las 8,00 de la mañana, habíamos quedado para echar un café en el mesón de Aragón de María de Huerva, cuando nos dimos cuenta los 4 participantes (Chema, Charly, Javier y un servidor, Goyo), que nuestra excursión peligraba; una cuadrilla de cazadores de jabalíes, se disponía a realizar una batida, al parecer, cerca de donde nos íbamos a desplazar. Después de varias indagaciones, decidimos emprender la marcha ya que ellos se dirigían a otro lado.
Fue sin danos cuenta, subiendo dulcemente, nos incrustamos en un castillo en ruinas, por donde dimos un garbeo observando lo poco que quedaba de él, sin olvidarnos de las vistas, con el pueblo de María a lo lejos. Ya no tan alegremente continuamos ascendiendo hasta el pico Sillón donde dejamos nuestras plegarias a una renqueante Virgen que allí posaba junto a unas piedras, eso sí, con un candado del "15" para que ningún desaprensivo se la llevara. Como no encontrábamos un descansillo para poder almorzar, yo mismo elegí el lugar (nada del otro mundo, pero el hambre.......) Aquí fué violada mi tradicional bota de vino: sobada, apretada, incluso ví a alguno que se la metía en la boca y le chupaba el pitorro, y eso que el vino estaba un poco "avinagrado".
Después ascendimos un poco más, hacia las Planas de María, y en la balsa de Corralé iniciamos el descenso por una arista que nos llevaría al fondo del barrando de la Morera, por el que empezamos a descender como una cuadrilla de jabalíes, pero sin huir, todo lo contrario disfrutando del paisaje y ansiosos por llegar a María donde el Choto y su novia, nos ofrecieron un espectacular vermut en su casa, con toda clase de alimentos y bebidas (algunos ya no comieron, cenar sí).
Seguimos enganchados a María, y con ese vermú del 10, más todavía. Gracias Javi y Loli por ese espectacular agasajo.

Crónica de Goyo, cabreado por no poder quedarse al vermú hasta el final.