lunes, 25 de enero de 2010

PEÑAS DEL MASMUT


Empezamos el año CAU por las tierras de Teruel, más exactamente en la comarca del Matarraña, zona marcada desde hace tiempo en mi libreta de proyectos incumplidos. Las previsiones marcaban lluvia, y los hechos dijeron lo contrario, nada de agua.
Desde la población de Peñarroya de Tastavins, nos planteamos en esta ocasión una agradable e interesante excursión en torno a las Peñas del Masmut, imponente conjunto de conglomerados rojizos con paredes de más de 100 metros de desnivel en las que podemos encontrar numerosas vías equipadas para la escalada. La riqueza y variedad paisajística es uno de los componentes esenciales de esta excursión, con unas espectaculares vistas de barrancos y roquedos. Igualmente será fácil ver buitres volando, pues estas rocas son una importante área de nidificación de estas aves.
Ya desde el mismo pueblo, está señalizado nuestro destino, y por pista y en hora y media, pasando por la Balsa de San Miguel, nos presentamos en un balcón desde el que se divisa una amplia vista del valle y de parte de los puertos. Retrocedemos un km y a la derecha empezamos a bajar por senda hasta el río de Los Prados, que cruzamos y remontamos por su margen derecha, donde podremos observar la cara este de las Peñas, el curso del río, un puente antigüo,... hasta la Balsa de San Miguel, dónde ya tenemos a tiro de piedra Peñarroya.
Pendiente para otra vez, subir a las propias Peñas, parece interesante.
Datos técnicos: 14 km, 5 horas tranquilas incluidas paradas y comida, desnivel positivo acumulado 524 m, desnivel negativo acumulado 458 m, altura max 929 m, altura mínima 707 m.

domingo, 3 de enero de 2010

EL BORÓN (1.327 M), EN GUARA

Pico Borón, a la derecha se intuye Frachinito

Que iba a hacer frío, que más da, hielo en zona de trepada, vamos allí... Al final no hubo hielo, si frío, pero también un día soleado y claro, adecuado para la actividad que íbamos a desarrollar, Chema y Sergio.
En el mismo pantano de Vadiello, está una señal indicando a las primeras de cambio una fuerte subida al Borón por sendero, que propició los primeros sudores y que tuviéramos que quitarnos ropa. Al rato se puede divisar la canal entre dos mallos de Ligüerri, dejando a nuestra derecha el Puro, por dónde tendremos que subir, incluso trepar, que debido a la proliferación de raices, ramas y manos de compañero solventamos de una manera digna. Al estar metidos entre dos paredones y árboles, la luz escasea, al subir más despacio por las trepadas, el frío aparece, así como el primer despiste del día, corregido por dos montañeros que casualmente aparecieron por allí, y que más adelante nos ayudaron en el segundo del día.
Una vez salimos de la canal, dejando a nuestra derecha el Pico San Jorge, equipado con unas ferratas de miedo, ya pudimos divisar nuestro destino, acompañado de Fragineto y Tozal, una foto bonita. Aquí el paisaje y hasta arriba es de foto de calendario.
Para acceder al collado desde el cual está la ascensión final, subimos una loma que luego hay que bajar por el otro lado, y debido a la vegetación, nos volvimos a confundir de paso, y que de lejos los amigos montañeros antes comentados, y a grito pelado, nos dirigieron, al paso correcto.
Ya solo nos quedaba subir el último tramo, que con paciencia y cuidado, conseguimos. La vuelta por el mismo sitio, visitando las cercanías del pico San Jorge, dónde como he comentado antes, sus ferratas atemorizan hasta al vacío. Un tercer despiste solventado por nuestro propios medios, y un cuarto por otra pareja que nos vio cara de despistados.
Resumiendo, vistas impresionantes de Vadiello y Guara, y en la lejanía hasta de Pirineos, 7 horas en total (incluidas paradas, despistes, fotos, descansillos) y unos 1000 metros de desnivel acumulado, lo cual hace que aunque parezca un reto sencillo tiene su complicación.
Para tener el punto de vista del otro compañero de cordada, Sergio, visitar aquí.